zona-regulacion-secundaria-gnera-energia

Gnera Energía crea una zona de Regulación Secundaria independiente 

Gnera Energía, líder en la gestión y representación de energías renovables en el mercado eléctrico, ha constituido recientemente una Zona de Regulación Secundaria de energía renovable independiente, dando así la posibilidad a sus productores representados de participar en el mercado de Regulación Secundaria.

El mercado de Regulación Secundaria es un servicio de carácter potestativo que tiene por objeto el mantenimiento del equilibrio generación-demanda, corrigiendo de forma automática los desvíos del sistema con un horizonte temporal de actuación que alcanza desde los 20 segundos hasta los 15 minutos.

Este servicio es retribuido mediante mecanismos de mercado por dos conceptos: disponibilidad (banda de regulación) y utilización neta (energía), y es ofrecido a través del Centro de Control de Gnera, sumándose así al resto de servicios de ajuste Restricciones Técnicas, Replacement Reserve y Regulación Terciaria.

La implantación de una Zona de Regulación, supone, en primer lugar un reto tecnológico, pues, además de tener que cumplir con los requisitos técnicos para una participación basada en los actuales Procedimientos de Operación, el servicio se está adaptando actualmente a las condiciones de balance europeas (descritas en el Reglamento (UE) 2017/2195 de la Comisión, de 23 de noviembre de 2017, por el que se establece una Directriz sobre el Balance Eléctrico)  y posteriormente desarrolladas a nivel Nacional (con la Resolución de 11 de diciembre de 2019, de la CNMC, por la que se aprueban las condiciones relativas al balance para los proveedores de servicios de balance y los sujetos de liquidación responsables del balance en el sistema eléctrico peninsular español). Esto significa que la Zona de Regulación de Gnera participa actualmente bajo lo indicado en el P.O 7.2 (algoritmo RCP), pero que también está preparada para participar bajo la futura normativa (el denominado algoritmo SRS).

En segundo lugar, para poder participar en regulación secundaria, es necesario disponer, al menos, de 200 MW de potencia que pasen las pruebas de habilitación, por lo que es necesario que los productores dispongan también de los sistemas adecuados para cumplir con este servicio.

«Sin duda, la clave para conseguir la constitución de la Zona de Regulación, ha sido un trabajo conjunto de todo el equipo de operaciones de Gnera, de nuestro partner tecnológico y de los productores que actualmente forma parte de la Zona de Regulación de Gnera Energía. Bien es cierto que la participación de las energías renovables en este servicio es de momento algo residual, pues al ser tecnologías no gestionables solo se puede participar en momentos concretos. «, explica Belén de la Fuente, directora de Operaciones de Mercado de Gnera Energía.

tecnologias-banda-regulacion-secundaria Gráfica de REE, que muestra la tecnología asignada a subir y bajar en la banda de regulación secundaria

«No obstante, una zona de regulación es una herramienta más para, en primer lugar, ayudar al sistema eléctrico y, en segundo lugar, aumentar los ingresos de los productores renovables», comenta Belén de la Fuente, directora de Operaciones de Mercado de Gnera Energía.

 

GNERA Energía gestiona una cartera de instalaciones con una potencia de más de 3.500MW, estratégicamente distribuida en términos geográficos y tecnológicos. Esta distribución resulta especialmente importante en lo que respecta al perfil de producción y desviación del porfolio a gestionar, pues una correcta diversificación de tecnologías y emplazamientos permite alcanzar óptimos resultados en términos de apantallamiento o reducción del coste de desvíos por efecto cartera. Esta optimización es el objetivo en que de forma permanente trabaja el equipo de GNERA Energía.

Por último, es especialmente importante destacar que GNERA Energía no posee activos de generación en propiedad, lo cual elimina cualquier incompatibilidad con respecto a los objetivos de nuestros clientes. En una actividad como la de la representación ante el mercado, la independencia y absoluta objetividad en la ejecución de las estrategias y operaciones en el mercado resultan clave para garantizar la transparencia en todas las transacciones que se realizan en nombre del productor; así, GNERA Energía, al no poseer ningún activo de generación en propiedad comparte los mismos objetivos que sus clientes: optimizar y maximizar los ingresos por venta de energía en el mercado eléctrico.